Historia de las cartas y origen del guiñote

HISTORIA DE LOS NAIPES O CARTAS:

Determinar la forma y el momento histórico que definen el origen de los naipes es una tarea enormemente compleja.

Cualquier estudio sobre el origen de los naipes se encuentra, de entrada, con la dificultad de definir claramente qué es un naipe, ya que ni la materia con la que están hechos (cartulina, papel, seda, marfil...), la forma (naipes rectangulares, cuadrados, redondos, biselados, troquelados...), el contenido (signos españoles, signos alemanes, signos franceses, juegos de familias, cartas de mahjong, naipes educativos, naipes históricos...), o los juegos que con ellas se juegan sirven como criterios de identificación absolutamente determinantes.

No obstante, existen diversas y diferentes opiniones sobre los orígenes de los naipes, siendo las más extendidas aquellas que les atribuyen un origen oriental, en la China de 1120.

Siguiendo con las teorías que admiten los inicios de los naipes en Oriente, algunos buscan sus orígenes en los tableros de ajedrez hindúes o indostánicos, considerando que son una derivación o transposición del ajedrez, a juzgar por la analogía de las figuras principales (rey, dama, caballo), pero sin llegar a determinar con claridad el momento ni lugar de su aparición. Unas conclusiones que no se consideran acertadas.

Asimismo, son totalmente legendarias las atribuciones a inventores determinados.

Uno de los razonamientos de los que sostienen el origen indostano de las cartas se basa en la palabra "Nayb", de donde dicen deriva el vocablo árabe "Nabis" y siguiendo esta progresión opinan que la palabra "Naipe" sería una consecuencia de esta última.

Otros estudiosos del tema opinan que la palabra naipe procede del vocablo árabe "Nabi" que significa profeta, relacionándolo en sus comienzos con el Tarot y definen que las primeras cartas serian para adivinar y hacer pronósticos.


APARICIÓN EN EUROPA Y DIFUSIÓN

Los naipes cuentan con poco más de 600 años de existencia en Europa: los primeros testimonios de naipes europeos son de finales del siglo XIV.

Los naipes llegaron a Europa procedentes de Oriente, pero no como un objeto tangible, sino en forma de descripción en los relatos y textos de distintos viajeros, lo que genero su evolución y creación de los diversos modelos de barajas «nacionales».

La aparición de los naipes en Europa, y por muy escasos años de diferencia, se la reparte Suiza, Italia, Bélgica, España y Francia, por este orden, siendo su difusión muy rápida y estableciéndose como primera fecha documentada la del año 1377.

La rápida expansión es conocida, sobretodo, por las numerosas prohibiciones de que fueron objeto los juegos de naipes en todo el continente.

APARICION EN ESPAÑA


Las primeras cartas de que se tiene constancia documental, son del año 1380.

De todas maneras, hay que situar su aparición en el siglo XIV, ya que en la centuria anterior no los cita el Libro de los juegos de Alfonso el Sabio, y en cambio se mencionan en el estatuto de Juan I (1387), que los prohibe. Por lo tanto, podríamos situar su aparición en ese periodo.

FORMA DE LOS NAIPES


Desde el primer momento, los naipes se dividieron en cuatro palos, con cierto valor simbólico (oros, copas, espadas y bastos en España e Italia; trébol, corazón, pica y diamante en Francia e Inglaterra; signos varios en los países germánicos).

A mediados del siglo XIX se introdujeron importantes innovaciones en la fabricación de los naipes: los cantos redondos y la opacidad proporcionada por una hoja intermedia. Ambas mejoras, patentadas por un fabricante francés de naipes, contribuyeron en gran medida a la difusión de las barajas francesas.

Hasta aquella época, los naipes tenían los cantos en ángulo recto y eran transparentes. Actualmente, un naipe está formado por la encoladura de tres hojas; el anverso, o lado de la figura; la hoja intermedia o alma, de color oscuro, que le confiere la conveniente opacidad y rigidez; y el reverso, o dorso.


JUEGOS DE CARTAS

El nombre de cartas en España procede de la traducción del francés"carte" o el ingles "card" que significa tarjeta.

Las combinaciones de palos, números y figuras permiten una infinita variedad a los naipes, pudiendo distinguirse entre juegos de envite, cuyo objeto es superar la apuesta del contrario; y el tute, la brisca y el mus, y juegos de carteo, como el guiñote, en los que hay que descartarse y ganar bazas, siendo imposible enumerar los que se conocen y practican.

Los juegos de cartas han sido objeto de prohibiciones por los gobiernos, por considerar que causan la ruina económica de muchas personas, perturbando el orden social. Las medidas tomadas actualmente en diversos países van desde la prohibición total a la reglamentación en algunos casinos autorizados y hasta la libertad absoluta.

Los juegos de cartas se popularizaron en el siglo XVII y las imágenes que aparecen aluden claramente a los atuendos de esa época.

EL JUEGO DEL GUIÑOTE

Tiene una gran semejanza con el "Tute", considerándose una variante del mismo, asi lo indica el diccionario de la Real Academia Española.

Luis Gracia Vicién , en su obra Juegos Aragonés, señala que antiguamente se le llamaba bresca real (brisca) y que también se le llamaba tute aragonés por la similitud con el tute en algunos lances, tanteo y valor de las cartas.

Goza de una gran difusión en las provincias de Aragón, Navarra y parte de Castilla, siendo muy apropiado para jugarse el café o la consumición.